TSE retrocede en su intento de alejar a mujeres de la franja de seguridad. Álvarez: “No hay formalidad”

La diputada del MAS Alicia Canqui y la concejala de oposición Beatriz Álvarez calificaron de “chacota” y de “informal” la conducta de los vocales de modificar una disposición y luego dar un paso atrás.

Después de una  ola de críticas, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) resolvió,  la noche de ayer, dejar sin efecto su decisión que alejaba a las mujeres de la “franja de seguridad” de la listas de candidatos de los partidos a la Cámara de Senadores.   

“Entre todos se ha determinado mantener el reglamento sin ninguna modificación, que ha sido como cierta confusión para las organizaciones”, informó  María Eugenia Choque, presidenta del TSE, en conferencia de prensa, junto a sus colegas.

El miércoles, 10 de julio, los vocales, reunidos en Sala Plena, a “solicitud oral” del vocal Idelfonso Mamani, modificaron el artículo 35 del Reglamento de las elecciones generales 2019. En ese marco, eliminaron  el párrafo que obligaba a los partidos políticos registrar a  cinco mujeres  en la franja de seguridad como “titular 1” en la lista de candidatos.

El polémico artículo (35, inciso A) establece que las listas de candidatos a Senado respetarán la paridad y alternancia de género entre mujeres y hombres, de tal manera que cuando el candidato titular sea una mujer, el suplente sea hombre o viceversa.

En un segundo párrafo del artículo –eliminado y luego restituido la noche de ayer– se establece que se elegirá a cuatro senadores por departamento, “debiendo garantizar que en la lista general de una organización el total de mujeres en posición Titular 1 sea igual o mayor al de hombres en esa posición”.

Con ese segundo párrafo se obliga a los frentes políticos que cinco de sus “titulares 1”    sean mujeres.

La primera en observar la reforma fue la presidenta del TSE, quien, mediante nota 045/2019, oficializó su disidencia ante el Secretario de  Cámara del ente electoral.

Choque señaló que “la igualdad entre hombres y mujeres constituye una condición esencial para alcanzar la justicia social” y recordó que existe una serie de instrumentos como la Constitución, la Convención Interamericana sobre Concesión de Derechos Políticos a la Mujer o la Convención Americana de Derechos.

 

A esa postura se sumaron organizaciones que luchan por los derechos de la mujer, autoridades y  líderes políticos. Es el caso de la Coordinadora de la Mujer, que advirtió que con la reforma “se elimina el cumplimiento de la paridad horizontal en la lista de candidaturas a senadurías” que establece la Constitución.

   Del mismo modo, Beatriz Álvarez, miembro de conducción de la departamental de La Paz de Comunidad Ciudadana (CC), expresó que con la reforma “se está dando un paso atrás” respecto a la consolidación del principio de paridad y  alternancia de género  en la representación política.

Ayer, tras esa ola de críticas, a las 20:00, los vocales del TSE   retrocedieron y  comunicaron que  no   modificarán  el reglamento,   “todo para garantizar la paridad de género”.

  Ante esa decisión, Álvarez sostuvo que “no hay formalidad en el manejo de las elecciones” y ese hecho “prueba que hay injerencia política del Gobierno del MAS”. “Hay una doble moralidad, no hay seriedad. No hay nada que nos garantice transparencia, por tanto, no podemos confiar en el TSE”, agregó la también concejal de  Sol.bo,  agrupación aliada de CC.

Para la diputada del MAS Alicia Canqui, la conducta  del TSE “es una chacota”, porque “pareciera que están jugando con los sentimientos de los partidos políticos, porque si hay un reglamento ya aprobado,  no tienen por qué cambiarlo”. 

En ese sentido, pidió a los vocales “no cambiar  las reglas del juego” y “ser más formales, serios y respetar al electorado”.

En esa línea, el exsecretario de Cámara del TSE Fernando Artega dijo que “la informalidad” de los vocales altera el proceso electoral, pues “no es correcto” cambiar las reglas de juego cuando ya arrancó el mismo.

Fuente: Página Siete