Áñez participa virtualmente de un acto, y anuncia un plan para mitigar el Covid-19 que llegará a 62.000 familias indígenas

Nuevas disposiciones de seguridad para la presidenta Áñez se notaron esta tarde. Asistió a un acto en el Palacio Quemado, pero ya no de forma presencial, sino virtual. De hecho, nueve de sus colaboradores, más de la mitad del gabinete, sufrieron el contagio del covid-19.

La presidenta Jeanine Áñez participó por primera vez vía on line, en el acto de presentación del Plan de Mitigación a los efectos del Covid-19 en los Pueblos Indígena Originarios del país realizado en Palacio de Gobierno,  y resaltó que beneficiará a 62.000 familias.

La presidenta señaló que la crisis de salud por la que Bolivia atraviesa “es de todos y la salida de ella también es una tarea de todos”. Hizo notar entonces que por primera vez “debemos realizar actos virtuales, vía Zoom, por protección, por salud y para respetar las medidas de seguridad”.

Nueve de sus colaboradores ya fueron infectados. Los ministros Víctor Hugo Cárdenas, Wilfredo Rojo, Víctor Hugo Zamora, Fernando López, María Elba Pinckert, Jorge Oropeza, Yerko Núñez y Eidy Roca dieron positivo al covid-19 y estuvieron aislados. A ellos se sumó Álvaro Coímbra, el titular de Justicia que tuvo el virus, pero fue asintomático. Ante esto, se extremó el protocolo de seguridad para cuidar a la presidenta. Áñez ya no participa en actos públicos, y ahora ni siquiera en los que se realizan en el Palacio Quemado.

La presidenta lamentó que haya poblaciones muy vulnerables en todo el país. “Desde el Estado estamos convocados a proteger y ayudar precisamente a ese sector. Mencionó nuevamente a los distintos bonos que lanzó su gobierno para ayudar a los ciudadanos.

En el marco del lanzamiento del Plan de Mitigación a los efectos del Covid-19 en los Pueblos Indígena Originarios, resaltó tres elementos: Primero, “es ayuda directa e inmediata con alimentos, a la salud con medicinas y equipos; ayuda solidaria para impulsar las oportunidades económicas y el trabajo en las naciones indígenas y en los pueblos originarios”.

En segundo lugar, remarcó que es un plan que se realiza “entre todos”. Participan Fuerzas Armadas, Ministerio de Defensa, de Salud, Justicia, de Desarrollo Rural y Tierras, Cidob, Conamaq, Naciones Unidas, consorcios de agencias humanitarias, entre otros.

Y como tercer elemento, destacó que es un plan que beneficiará a más de 62 mil familias en Chuquisaca, Beni, La Paz, Cochabamba, Pando, Santa Cruz, Tarija y Oruro. En suma, un plan para todo el país, y en específico, “un plan para beneficiar a todo el país y a los pueblos indígena originarios que habitan en todo el territorio nacional”. 

Admitió que la pandemia muestra las debilidades pero también la fortaleza que tiene Bolivia. “La solidaridad y el espíritu boliviano de ayudarnos unos a otros, con unidad y decisión; como madre y como mujer estoy aquí firme para ayudar a los bolivianos que más lo necesitan”, enfatizó la presidenta.